Las Hojas Muertas.

sábado, 12 de diciembre de 2009

Fábula del canario y el gato

Dedicado a todo el que le gusten las fábulas



A un fino canario hablando

un gato astroso insistía,

pues estaba en la porfía

de así querer ayudarlo.

“Abriré tu jaula, amigo,

para que escapes muy presto;

que se tiene por honesto

quien auxilia al enemigo.”

Mas respondió el otro diestro:

“Ni tú eres buena compaña

ni fiarme he de tu gran maña,

que yo sé muy mucho de esto.

Tú quieres que con tu gesto

yo no mire ya tu saña,

pero tu hambre no me engaña

ni engaña tampoco al resto.”

Después el pájaro alado

se prepara ante el minino,

tropezando en el camino

con su rostro malhadado.

Mas el bichejo taimado,

juntando todo su arresto,

por la puerta huye repuesto

dejando al otro plantado.



No confíe el varón sabio

en enemigo clemente,

que siendo tan consecuente

algo esconde en falso labio;

Pues no hay un peor resabio

para aquel hombre inocente

que creer condescendiente

al que ayer buscó su agravio
 
Silvia Paton Cordero

1 comentario:

EMMuñoz dijo...

Preciosa fábula, Silvia.

Gracias por mostarla.

Emilio.